The “Dog Bark Park”

Tras verme forzada a abandonar este blog durante unos meses (por una falta obvia de tiempo), empiezo de nuevo a informaros de cositas curiosas. Hoy voy a hablaros de una de estas cosas que se encuentran surfeando por internet. De esto ya me había hablado un amigo americano en su día, pero pensé que bromeaba…

Se trata de “Dog Bark Park”, uno de los hoteles más raros que he visto. El parque se sitúa en el centro norte del estado de Idaho, por la autopista 95 en el pueblo de Cottonwood,  Idaho.  Para accede al lugar, el aeropuerto comercial más cercano es el LWS, en Lewiston, Idaho. Desde aquí, estaremos  a una hora de coche. Desde cualquier otro lugar, se necesita al menos una hora y media de conducción.

El lugar es especial puesto que el visitante se alojará en el estomago de un enorme Beagle, un tipo de perro.  Toby y Sweet Willy, así se llaman los perros,  son las dos estatuas de Beagles más grandes del mundo  (12 pies de altura, es decir 3,65 metros) y fueron construidas por Dennis Sullivan y Frances Conklin. dog1

La idea la tuvieron este matrimonio  de artistas, ambos escultores,  en el año 1995. Fue en este año, cuando sus tallas esculpidas  se vendieron en  la QVX televisión. Tuvieron tanto existo que durante 18 meses se dedicaron exclusivamente a tallar figuritas en forma de perros que se vendían bien. Es de aquí de donde pudieron sacar el dinero suficiente  para invertirlo en el “Dog Bark Park”.

Este parque de artesanía ofrece cobijo a los viajeros con su original hotel, pero es también el centro de artesanía de esta pareja, ya que aquí se encuentra su taller y la tienda de artesanía. Se especializan en la talla de hasta más de 60 razas de perro diferente y el cliente puede incluso pedirles una estatuilla con la forma de su propia mascota.

dog2

El hotel, llamado Dog Bark Park Inn, es un bed & breakfast familiar con una curiosa forma. Se accede a la habitación por el cuerpo del animal hasta llegar al segundo piso. Una vez dentro, y en el nivel superior (lo que sería la cabeza del animal), hay una habitación extra tipo loft, ahuardillada y muy acojedora. El beagle puede acoger hasta un máximo de 4 personas y está equipado con: baño completo, microondas, nevera, cafetera,  mesa de desayuno, escaleras para subir al piso superior, aire acondicionado, despertador, secador, libros, juegos y puzzles. No existe televisión, no hay telefono y los teléfonos móviles no funcionan.

La habitación

La habitación

La tarifa es de 92$ para una ocupación doble y 86$ en regimen individual. El desayuno son 8$ extra pero el viajero no se arrepentirá. En el se inlcuye la receta secreta de la familia el “The Prairie’s Best Fruited Granola”, junto con una gran variedad de bebidas calientes, zumos, cereales, leche y otros productos tipicos de desayuno.

Además, por si esto fuera poco,  sus dos propietarios ofrecen al visitante cursillos de artesanía, muestras y exhibiciones, entre otras muchas actividades.

Se pueden consultar más datos en:

http://dogbarkparkinn.com/index.html

Anuncios

VIAJE A JAPÓN (día 13: continuación)

(continuación) DÍA 13: MIYAJIMA RYOKAN

Iwaso Miyajima (Ryokan)

Iwaso Miyajima (Ryokan)

RYOKAN

El hotel en el que nos alojamos esta noche es especial. Tras mucho insistir cuando montábamos el viaje conseguí que se reservara por lo menos en un hotel tradicional japonés (es decir un Ryokan). No pudieron ser más días a causa de las espaldas de nuestros compañeros de viaje, pero esta noche valió la pena. ¡Vaya experiencia!

nuestra habitación...

nuestra habitación...

El Ryokan en el que nos alojamos es el famoso “IWASO Miyajima”. Es tradicional, antiguo (funciona desde 1800) y de lujo! Ya solo viendo el folleto se nota la calidad (Totalmente recomendado

si os qudais a pasar la noche en la isla. Las instalaciones son buenas, la situación inmejorable y el servicio de calidad). Nuestra habitación es de estilo tradicional japonés: con puertas correderas de papel, mesita baja con cojines, futones en el armario,

un taburete en el lavabo para ducharse y todo recubierto de tatami. Tenemos también un bonito porche que da al bosque. ¡Muy bonito!

Rápidamente tiramos las bolsas a un lado y nos ponemos a investigar muertas de la emoción. Abriendo el armario descubrimos los futones bien enrolladitos (¡Como en el Doraemon!!!!). Además tenemos 3 tipos de zapatillas diferentes para cada uno según la zona que pisemos. (Para el lavabo hay unas de color rojo, para el recibidor y las partes comunes del hotel otras y para andar por la habitación otras).

como en los dibujos del Doraemon

"Momiji Manju" dulce tipico de Miyajima

Nos reúnen a todos en mi cuarto y nos invitan a te y pastas típicas de la región en forma de hoja de árbol y rellena de alubias machacadas (¡el bizcocho está muy bueno pero el relleno está demasiado dulce para mi!). Se llaman “Momiji Manju”. Mientras, nos explican como funciona todo y como ponernos el kimono.

Nos vestimos y nos vienen a buscar para la cena. Cenamos todos vestidos con kimono y en el suelo. ¡Que risas! Para variar la volvemos a liar mucho cenando, ya que la mitad de cosas no somos capaces de comérnoslas! Además mi madre y Marta, que previsoras se han comprado esta mañana un bocadillo en la estación, lo esconden debajo de la mesa y se lo van comiendo cada vez que desaparece la camarera.

cena tradicional

cena tradicional

mi madre y su bocata...¡tramposa!

mi madre y su bocata...¡tramposa!

Al llegar al cuarto ya nos han puesto los futones y nosotras bajamos al Onsen (baños termales públicos). En este caso son separados por sexos, pero hay mucha gente y nos da corte! Igualmente somos conscientes de que esta va a ser una oportunidad única así que nos desvestimos, dejamos la ropa en unas cestas y corriendo nos sentamos en unos taburetes en los que hay que ducharse perfectamente antes de meterse en la piscina. Al acabar con el jabón te tienes que enjuagar a cubazos de agua fría. ¡Ui….. que frío! Y porqué tiene que ser fría? Simple! Cuando luego te metes en el Onsen, el agua está a 30 grados y es difícil de soportar el calor. Nos cambiamos a la piscina de fuera. ¡No solo es relajante sino que es precioso!! La piscina se encuentra en un porche al aire libre y en medio del bosque. Solo se oyen los grillos y se ve la luz de las estrellas! Todo paz y tranquilidad. Además hay que reconocer que esto de bañarse sin ropa no está nada mal…jejeje. Al final mi hermana y yo seremos las únicas que lo probamos.

Salimos del agua, nos vestimos y caemos en redondo en nuestros cómodos futones. Esa noche dormimos como bebes!

a dormir!

a dormir!