CCUSA: Una experiencia mas

Levantarse de buena mañana, bajar a la oficina dormida y con ganas de un yogurt de frutas y un café bien cargadito y que te informen de que hay que  acompañar a un niño al hospital inmediatamente no es el plan ideal.  Preferiría no tener que hacerlo, pero mirado positivamente ha sido toda una experiencia.

El hospital al que llevamos a los niños cuando se ponen enfermos se encuentra situado cerca de la Universidad de Pennsylvania y se llama Children’s Hospital of Philadelphia o CHOP como se le conoce popularmente. Se trata de uno de los hospitales más grandes y antiguos del mundo, funcionando desde 1985. Ha sido categorizado por U.S News & World Report y en Parents Magazine como el mejor hospital para niños de Estados Unidos y en 2008 fue categorizado como el numero uno.  En 2010 este hospital ha vuelto a aparecer en los rankings como el número uno en enfermedades respiratorias, diabetes, desordenes endocrinos y cuidado neonatal, según el reportaje “America’s Best Children’s Hospitals issue”, el listado puede consultarse aquí: http://health.usnews.com/best-hospitals/pediatric-rankings

CHOP de noche (Filadelfia)

Al entrar al edificio me he quedado parada; no tan solo por lo nuevo y moderno que es por dentro sino también por su diseño, no parece ni siquiera un hospital. Techos altos, vidrieras, mucha luz, colores por todas bandas, esculturas y juguetes.

CHOP desde el interior

La zona de emergencias se parece bastante más a lo que sería una consulta normal, pero todos los utensilios están metidos en bolsas de plástico y cada pequeña habitación para realizar el chequeo tiene televisión, teléfono y radio.

La atención medica ha sido excelente y al doctor me lo quiero llevar a España!!! Genial con el niño y super simpático!  Por cierto, no hay que preocuparse que el niño en cuestión está bien, se trataba solo de una pequeña insolación.

Source:

http://www.chop.edu/

http://en.wikipedia.org/wiki/Children%27s_Hospital_of_Philadelphia



Anuncios

CCUSA (día X): Rincones en Philadelphia

House of Our Own

Por norma general tenemos 2 horas o 2 horas y media de tiempo libre al día. Parece mucho, pero no es tiempo suficiente como para ir a Filadelfia centro a explorar. Así que tras unos primeros dias perreando en el Quad o durmiendo, una al final se cansa y necesita hacer exploraciones del terreno aunque sea en la zona universitaria (Univercity City) que parece no tener nada de interés. Así es como se descubren las cosas y así es como descubrí el sitio al que hoy le dedico el post.  House of our own, se trata de una tienda de libros de segunda mano. Pero no se trata de una tienda cualquiera, ya que su encanto reside en que los libros estan almazenados en una casa convertida en tienda de libros, lo que le da una atmosfera super acogedora y un encanto especial.

"Dinning Room"

Se pueden encontrar libros de todo tipo de segunda mano (novelas de ficción, clássicos de la literatura americana, e incluso libros en francés, italiano y español!) y también venden algunos libros nuevos. La señora que dirige la tienda es una mujer muy simpática y habladora, contenta con la vida que lleva y orgullosa de su negocio. Durante nuestra visita nos estuvo explicando como el negocio de libros de segunda mano se está perdiendo debido a caridades regalandolos o negocios no especialistas vendiendo libros si entender del tema.

Propietaria posando para la cámara

Los precios son algo caros para ser segunda mano, pero los libros estan perfectamente bien organizados, casi nuevos y siguen saliendo por menos de la mitad de lo que costaría nuevo.
Podría haberrme pasado horas en el sitio sentada en el suelo mirando que tienen y leyendo, pero 2 horas son 2 horas. Al final acabé comprandome “The sun also rises” de Ernest Hemingway y l’Etranger d’Albert Camus. Ya va siendo hora que me ponga a leer que desde que volví de Inglaterra no he tocado un libro!

House of Our Own
3920 Spruce St
PhiladelphiaPA 19104
Neighborhood: University City

(215) 222-1576

CCSA (día X):Días de rutina…

A partir del día de mi último post, las cosas cambiaron radicalmente en el campus porque…. llegaron los niños!! Por eso a partir de ahora no voy a poder explicar con tantos detalles mi día a día en esta aventura, primero porque es ilegal dar detalles de menores y segundo porque sería muy aburrido ya que hemos entrado en una rutina diaria de lo más regular.

Me despierto cada mañana a las 7 y a las 7:15 despierto a las niñas en mi piso. Vamos a desayunar y a las 9:30 hay staff meeting (reunión de empleados) donde se nos da un briefing del día. A partir de ahí nos dedicamos a organizar cosas y hacer diferentes tareas. Nos vamos turnando las guardias en la oficina (nunca puede quedarse vacía) y los horarios para el descanso. Luego vamos todos los monitores a comer a Houston Market sin niños y por la tarde seguimos con las actividades/tiempo libre hasta que a las 5 empiezan a llegar todos de sus respectivos trabajos o estudios. A partir de aquí nos mezclamos con ellos y nos cuentan como les ha ido el día, y la verdad que es interesante porque una se entera de muchas cosas curiosas! Además nuestras partidas míticas a media tarde de Rock Band son legendarias!!!

Luego vamos a cenar al Class of 1920 Commons i tras una buena sobremesa volvemos a Penn y empezamos a realizar las actividades previstas para ese día. A las 10:00 siempre hay una reunión con los niños para informarlos de que va a pasar al día siguiente y a las 11:00 tienen su toque de queda y tienen que estar en las habitaciones durmiendo. A las 10:30 nos reunimos los monitores con los jefes para que nos informen de las tareas para el día siguiento y cada noche un grupo tiene que quedare cada uno en una planta, sentados en el pasillo hasta la 01:00 de la madrugada.

Así que como podeis ver, explicar esto cada día no iba a ser nada entretenido para vosotros de leer ni para mi de escribir, así que cambiaré el formato y no os explicaré el día a día, sino solo las curiosidades o sitios visitados (como mínimo hasta que acabe de trabajar aquí).

CCUSA (día 6): Preparativos y un poco de turismo

DÍA 5 (25/06/2010)

Ante todo… ¡¡¡perdon por el retraso!!! Pero con los niños en el campus no encuentro ni un segundo para poder dedicarme a escribir.

Remontándonos a la semana pasada, y siguiendo con la historia, el día 25 de junio seguimos decorando y preparando habitaciones, nada excitante la verdad. Lo bueno biene por la noche, ya que hay una excursión organizada para reencontrarnos los monitores de todos los campamentos en el centro de la ciudad de Philadelphia, concretamente en South Street. Así que muy emocionados ante una noche de reencuentro nos montamos en las furgonetas y resulta que no solo nos perdemos, sinó que luego tampoco podemos aparcar (¡¡¡40 dolares 2 horas!!!) y la furgoneta es demasiado grande como para colarla entre dos  coches. Tras mucho gritarle al conductor (nuestra directora) y como una hora de retraso, llegamos a donde se supone que debíamos llegar. Todo el mundo ya ha cenado y nos esperan en un Pub irlandes. Tajah y Emily, dos de las monitoras de Penn son de la zona y se lo conocen todo ellas son las que nos recomiendan ir a Jim’s y probar el famoso famosísimo y muy típico Philly Cheesesteak. Tras hacer una cola inmensa en la puerta (este sitio siempre siempre tiene cola)

Haciendo cola en Jim's

unos simpaticos y muy marchosos camareros me preparan un Cheeseteak con queso americano (a elegir entre americano o provolone), cebolla y pimiento. El cheesesteak tal y  como puede verse en la foto consiste  en un bocadillo con queso, carne picada y cebolla, champiñones, pimiento o algun otro toping a elegir. El invento está ríquisimo y es gigante y por consiguiente ¡complicadísimo de comer!. En cierta manera me recuerda a la Mitraillet belga.

Philly Cheesesteak

Comiedo en el mítico Jim's!!

Al acabar nos reunimos con  el resto en el pub irlandés y pasamos un par de horitas bailando como unos locos al son de la música de una banda en vivo que no para de tocar grandes canciones!

De "fiesta" en el pub irlandés

Es increible el buen rollo que hay en el ambiente y lo bien que nos lo pasamos todos y eso sin haber bebido nada y a las 9 de la noche! ¡Además puedo ver a Javi y presentarle a mis nuevos compañeros de curro!. A las 10:30 no vamos y volvemos al Quad, todo el mundo está rebentado y nos quedamos en la sala comun hablando de tranquis.