VIAJE A JAPÓN (día 7): Shirakawa – Kanazawa

DÍA 7 (16/08/2008)

Por la mañana visitamos el mercado tradicional de comida y flores de Takayama. Es pequeño y cutre (tipo mercadillo) pero está bien porque no hay turistas y vemos lo que hacen los lugareños. Todo en el mercado son comidas y flores, exceptuando 4 juguetes de madera y un muñequito muy gracioso con las patitas y las manos abiertas, de tela y sin rasgos faciales. Empezamos a fijarnos y los vemos en todos lo puestos! Los hay para colgar en el coche, peluches, llaveros, para colgar en el móvil,…. Se trata de los “Sarubobos”. En el dialecto local de Hida (la región donde nos encontramos) la palabra para decir niño es “Bobo” y en japonés mono es “Saru”, así que Sarubobo significa “El niño mono”. Se trata de un tipo de amuleto de la suerte que ha sido dado a los niños japoneses de la región desde hace siglos. El amuleto de color rojo sirve para espantar al diablo y la falta de rasgos faciales es para que la persona que lo posee se imagine si el muñequito está feliz o triste en reflejo de sus propios sentimientos. El amuleto tradicional es de color rojo (como la cara de las crías de mono) y sirve para espantar al diablo y la falta de rasgos faciales es para que la persona que lo posee se imagine si el muñequito está feliz o triste en reflejo de sus propios sentimientos. Actualmente los sarubobo son ampliamente comercializados como recordatorios en Takayama, y están disponibles en varios tamaños, colores y formas. Existen incluso versiones de “Helly Kitty” o “Doraemon” vestidos de sarubobo. Los diferentes colores de los sarubobo se asocian con diferentes deseos:

  • Sarubobo azul – para la suerte en el estudio y en el trabajo
  • Sarubobo rosa – para la suerte en el amor
  • Sarubobo verde – para la suerte en la salud
  • Sarubobo amarillo – para la suerte en el dinero
  • Sarubobo negro – para alejar la mala suerte
Sarubobo

Sarubobo

El muñequito es una monada, así que compramos unos cuantos y yo en mi caso ya tengo apañado el tema de los souvenirs…

Un souvenir tipico...

Salimos en autocar dirección a Shirakawa. Al llegar visitamos “Gassho Zukuri Minka-en” (Shirakawa-go). Se trata de un pueblo tradicional de la región que fue desmontado y trasladado aquí. Es totalmente para turistas y se compone de muchas casitas con exposiciones. A la 3ª ya estamos cansados.

A nosotros lo que nos gusta son las cosas reales, ver como vive la gente! Así que convencemos (tras mucho esfuerzo, (hay que ver como le cuesta a los japoneses esto de improvisar…) a Yoko de que nos lleve al pueblo de Shirakawa real que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una monería de pueblo! Es pequeñito y las casas también son cabañas, solo que esta vez sabemos que si que vive alguien dentro. Hay mucho ambiente por las calles. Paseamos, compramos souvenirs y nos comemos un Kakigori (granizado japonés).

Kakigori (granizado japones)

Kakigori (granizado japones)

Empieza a llover fuerte, pero mientras hacemos tiempo para ir a comer subimos a un mirador y observamos el pueblo desde arriba.

Nos han pintado el restaurante donde vamos a ir hoy como excepcional (se necesitan meses de lista de espera para reservar mesa y es uno de los más prestigiosos de la región). Nosotros en cachondeo le llamaremos a partir de hoy el “bullí 2”. Al llegar los padres no se quieren sentar en el suelo al estilo japonés y sin miramientos los del restaurante echan a una parejita de una mesa para que nos sentemos nosotros (¡que mala leche! ¡ la pobre pareja nos mira fatal!).

Soba

El menú es de aquellos cerrados y empiezan trayéndonos todo lo que a mi no me gusta de la gastronomía japonesa: tofu, hiervas, soja, cosas crudas y picantes,… El pescado frito y el “Soba” (plato de fideos típicos de la región que se comen fríos) que nos ponen de 2º yo si que me los como y no están nada mal. Vergüenza ajena me da cuando piden al chef que se los caliente y este se niega porque es una deshonra! Mi madre y Marta no comen nada y la madre española y hippie de una de las camareras japonesas que trabajan en el restaurante les trae una bolsa llena de comida! Hablamos un rato con esta ceramista emigrada y emprendemos el viaje de dos horas en autobús hasta Kanazawa. Nos instalamos en el hotel (que está bastante bien y bien situado) y nos pasamos la tarde en un “Mall” (centro comercial) mirando ropa porque llueve mucho. Mi hermana y yo encontramos por fin las máquinas de hacer fotos y… ¡nos hacemos una sesión! ¡Madre mía para descubrir como funciona la máquina de marras! Está todo en japonés y posar es fácil, pero luego hay que adivinar que te tienes que trasladar a otra máquina y retocar y adornar tus fotos (lo que ya no es tan fácil sin entender nada!). Después de perder un buen rato toqueteando y muertas de risa tenemos que acabar repitiendo las fotos y al final salen sin decorar! (son super divertidas igualmente! Además salimos medio bien!). Discusión otra vez a la hora de cenar ya que acabamos en un italiano!!! Y encima les gusta!!! Catastrófico….

3 comentarios

  1. Pero como pueden ser tan frikies estos japos! NEna, tu tenías que haberme traído un surubobo rosa…ejem ejem…

  2. ai lof sarubobos xD
    k monos son..
    y lo de las fotos..estan geniales..siempre se sale bien o k?
    animo niña keremos todas las cronicas ^^

  3. Hola Lara,

    Es la primera vez que comento, me parece muy interesante tu blog, a mi tambien me encanta viajar, felicidades y animo, seguire leyendo tus crónicas.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: